Congelar esperma es una técnica muy utilizada en las clínicas de reproducción asistida. Sirve para preservar la fertilidad y poder planificar una concepción posterior.

Si has llegado hasta este artículo, es probable que estés buscando una clínica de reproducción asistida y el precio, en Madrid, sea una de tus dudas. Lo más importante a la hora de preservar la fertilidad, es acudir a un centro autorizado, con un equipo especializado que garantice la seguridad y calidad de las intervenciones. Este proceso es más sencillo de lo que piensas y desde el Centro Ginecológico Victoria estaremos encantados de ayudarte.

Congelar esperma, ¿en qué consiste?

Esta técnica consiste en la criopreservación de semen en nitrógeno líquido a -196º. 

Lo que se consigue es que las funciones vitales de los espermatozoides se suspendan, pero puedan recuperarse tras la descongelación.

¿Por qué recurrir a la criopreservación?

El objetivo principal es preservar la fertilidad del hombre. Esta técnica puede necesitarse en diferentes ocasiones: 

  • Tratamientos oncológicos: la radioterapia y la quimioterapia pueden hacer que los espermatozoides desaparezcan a los dos o tres meses de haber comenzado el tratamiento. Congelar el semen antes de comenzar la terapia nos ayuda a preservar la fertilidad.
  • Baja calidad seminal: esta disminuye también con la edad, por lo que es adecuado tenerlo en cuenta respecto a la planificación familiar.
  • Vasectomía: con el fin de poder tener descendencia después de esta intervención, la criopreservación es la alternativa ideal.
  • Dificultades en la recogida de muestras: esto permite que el día de la inseminación o de la fecundación in vitro, nos aseguremos de contar con la muestra necesaria. También es útil en casos de bloqueo psicológico.
  • Personas con profesiones de riesgo: este es un caso muy excepcional en el que, esa persona, por riesgo de fallecimiento, decide preservar su esperma para que su pareja pueda tener un hijo biológico de ella.

¿Es la edad un problema para este método?

La edad no es un problema para recurrir a esta técnica. La persona debe:

  • Ser mayor de edad
  • Contar con la autorización de los padres en el caso de pacientes oncológicos adolescentes

Lo que sí debemos tener en cuenta es que la calidad del semen disminuye con la edad, por lo que es recomendable realizar la criopreservación antes de los 45 años.

¿Cómo se realiza?

Se trata de un proceso de congelación lenta que consiste en:

  • Se añaden agentes crioprotectores a la muestra seminal. Estos evitan que se produzca daño celular en los espermatozoides.
  • Se introduce la muestra en criotubos.
  • Comienza a bajarse la temperatura de manera paulatina.
  • Los criotubos permanecen almacenados en nitrógeno líquido a -196º.

Tanto la congelación como la descongelación se realizan con mucho cuidado. Es en estos procesos en los que los espermatozoides pueden sufrir daños. Durante el tiempo de almacenaje, la calidad seminal no se ve afectada.

Si estás valorando la posibilidad de preservar tu fertilidad, recuerda que el centro al que acudas debe contar con todas las garantías. Hace poco te explicamos cómo elegir la clínica adecuada, y queremos hacer hincapié en la importancia de esta elección a la hora de congelar esperma o de, simplemente, informarte sobre tu fertilidad.