Ante el deseo de ser padres y madres, la salud reproductiva juega un papel muy importante. Cuidar de su bienestar para aumentar las posibilidades de concebir es crucial.

Cuando alguien se interesa por un estudio de fertilidad y su precio en Madrid, y acude a nuestro centro ginecológico, es porque está buscando el mejor equipo de reproducción asistida de la capital. Elegir la asistencia adecuada es tan importante como el cuidado de nuestro cuerpo y mente durante el proceso.

 

¿Qué es la salud reproductiva?

Se trata de una serie de medidas para embarcarse en el proyecto de concepción de un bebé. Es la forma de preparar el cuerpo para lo que está por venir.

El estilo de vida tiene un papel determinante en el proceso. Llevar una vida sana, libre de excesos, con ejercicio regular, buena alimentación, desarrollo personal y calma es esencial para que las partes implicadas estén sanas y transmitan esa buena salud al bebé.

Además, estos cuidados influyen de manera determinante en la fertilidad.

 

Medidas que podemos tomar

Muchas personas tienen hábitos de vida perjudiciales que afectan a la capacidad de concepción. Recibimos pacientes preocupados porque no consiguen el deseado embarazo, pero que a la vez no se están cuidando lo suficiente.

Algunas de nuestras recomendaciones para convertir el cuerpo en un templo en el que gestar un bebé son:

  • Evitar el consumo de alcohol, tabaco y drogas
  • Estas sustancias no solo afectan a la fertilidad sino que aumentan los riesgos en el desarrollo del feto
  • Adoptar hábitos de alimentación saludable
  • Mantener un peso adecuado
  • Llevar una vida activa y hacer ejercicio de manera regular
  • Practicar técnicas de relajación y meditación
  • Acudir a terapia si es necesario

 

Descanso, deporte y vitamina D

  • El ácido fólico, el calcio, el hierro y el zinc son nutrientes esenciales antes, durante y después del embarazo.
  • La vitamina D también es crucial, tanto para el hombre como para la mujer en cuestiones de fertilidad. Este macronutriente mejora significativamente la tasa de embarazo, tanto natural como asistido. En el caso de las mujeres que padecen SOP, la vitamina D contribuye a regular la hormona antimulleriana.
  • Algo que tampoco puede faltar es la práctica de deporte y el buen descanso. El ejercicio físico aumenta la producción de mitocondrias, que favorecen la movilidad de los espermatozoides, y reduce el cortisol, el cual en exceso puede llegar a inhibir la ovulación.

En resumen: aprender a gestionar las emociones, reducir los niveles de estrés, promover la liberación de sustancias beneficiosas de nuestro cuerpo por medio del ejercicio, llevar una vida sana y equilibrada alejada de alimentos y bebidas perjudiciales es la clave de la salud reproductiva.

Si estás buscando quedarte embarazada, estas son las medidas por las que debes empezar. Para continuar con un proceso adecuado, te recomendamos visitar nuestro centro ginecológico.