Los tiempos han cambiado, la edad a la que tenemos hijos ha aumentado y muchas mujeres se preguntan si es posible mejorar su reserva ovárica. En este artículo te lo explicamos.

Cuando estás buscando un estudio de fertilidad y precio en Madrid, es que ronda tu cabeza la idea de ser madre. La situación socioeconómica nos ha llevado a tener hijos cada vez más tarde, y pueden surgir muchas dudas en torno a la gestación.

 

¿Es posible mejorar la reserva ovárica?

Antes de entrar en materia, debemos tener claro qué es la reserva ovárica:

  • Es el número de ovocitos presente en los ovarios.
  • Dicho número varía debido a factores ambientales, genéticos y etarios (relativos a la edad).

La reserva ovárica deficiente (ROD) indica la reducción de la cantidad de reserva folicular ovárica en las mujeres en edad reproductiva. Es decir, nos señala si puede haber problemas de infertilidad. Aunque en este caso estamos hablando de la mujer, no olvidemos que la infertilidad es un problema de ambos integrantes de la pareja.

Como ya sabes, la cantidad y la calidad de los óvulos disminuye con la edad, lo cual hace más probable tener una ROD. La solución a este problema es la reproducción asistida, que pone a nuestra disposición diferentes técnicas para poder ser mamás.

¿Podemos mejorar entonces esa reserva ovárica? Lo que no podemos hacer es aumentarla, pero sí podemos crear un ambiente que favorezca la función de los óvulos.

Esto significa que existen factores que comprometen su calidad y que, una vez identificados, permiten adoptar unos hábitos saludables que contribuirán al éxito de la reproducción asistida.

 

Factores que empeoran la reserva ovárica

Para saber cómo mejorarla, comprendamos qué puede empeorarla con el fin de introducir cambios:

  • Mala alimentación: unos hábitos alimentarios proinflamatorios pueden empeorar el estrés oxidativo y, por lo tanto, ocasionar daño celular. Recordemos que los óvulos son células.
  • Sobrepeso o infrapeso: están relacionados con alteraciones hormonales y aumento del estrés oxidativo que mencionamos antes. En el caso de un bajo peso se pueden interrumpir los ciclos ovulatorios, además de poder producirse un parto prematuro o un aborto.
  • Tabaco, alcohol y drogas: el consumo moderado de estas sustancias afecta a la calidad ovocitaria, al desarrollo de los folículos, a la síntesis de hormonas y al ciclo menstrual.
  • Estrés y ansiedad crónicos: están directamente relacionados con la actividad de los estrógenos. Si vamos a iniciar un proceso de reproducción asistida es recomendable practicar el autocuidado, incluso recurrir a ayuda psicológica si es necesario.
  • Dormir mal: los malos hábitos cronobiológicos afectan enormemente al equilibrio hormonal. Una correcta higiene del sueño es clave.
  • Disruptores endocrinos: estas sustancias químicas pueden alterar el sistema hormonal del organismo. Lo que hacen es enviar mensajes confusos que pueden causar problemas de infertilidad.
  • Sedentarismo: el ejercicio y la dieta son los pilares de la salud. La inactividad física promueve un ambiente proinflamatorio. Esto causa daño a nivel celular por el estrés oxidativo.

Conclusión: si mejoramos nuestros hábitos alimenticios, nuestra higiene del sueño y practicamos ejercicio físico de manera regular, estaremos contribuyendo a un mejor funcionamiento de nuestro organismo y, por lo tanto, a mejorar la reserva ovárica

Ponte en contacto con nuestro centro para evaluar tu caso y encontrar el tratamiento ideal para ti.