Una pareja que quiere tener hijos con un positivo en VIH puede hacerlo sin riesgo, pero hay una serie de requisitos de salud que debe cumplir. En este artículo te los explicamos.

Son muchas las parejas que se preguntan si pueden contagiarse o si pasarán el virus a los hijos que conciban. Nuestro ginecólogo en Rivas Vaciamadrid recibe a muchas personas que desean tener bebés, pero no tienen claro si pueden.

 

Tener hijos siendo positivo en VIH

 

En 1996 se produjo una gran revolución médica: la aparición de los tratamientos antirretrovirales (ARV). 

Este avance significa que la persona que se somete a dicho tratamiento, y tiene la carga viral indetectable durante un tiempo determinado, no puede transmitir el virus.

Esto posibilita la reproducción entre parejas serodiscordantes, es decir, aquellas en la que uno de los miembros tiene VIH y el otro no.

Dos requisitos imprescindibles para que esto suceda son:

  • Que el miembro positivo lleve indetectable al menos seis meses antes de empezar la gestación
  • Que dicho miembro demuestre una adherencia al tratamiento superior al 95%

 

¿Qué ocurre cuando el positivo no es indetectable?

 

Aquellas parejas en las que el hombre presenta anticuerpos, pueden recurrir a la inseminación artificial o la fecundación in vitro. Estas técnicas disminuyen la posibilidad de infección para la mujer y el feto.

  • Inseminación artificial: consiste en ubicar dentro del útero de la paciente una muestra de semen previamente preparada en el laboratorio. La muestra se prepara separando los espermatozoides móviles del resto de componentes como el plasma u otras células.
  • Fecundación in vitro: se extraen los óvulos maduros de los ovarios y se fecundan con esperma en un laboratorio. Después, el óvulo fecundado se implanta en el útero.

Tanto la inseminación artificial (IA) como la fecundación in vitro (FIV) permiten un embarazo sin que el hombre y la mujer tengan contacto físico en la relación sexual. De esta manera, se evita el riesgo de contagio.

Optar por una u otra técnica depende de la fertilidad de cada miembro de la pareja, la edad de ambos y la calidad seminal del hombre. Es el ginecólogo quien, por medio de pruebas diagnósticas pertinentes, aconsejará el tratamiento de fertilidad más adecuado en cada caso.

 

¿Y si la persona positiva es la mujer?

 

Aunque es poco habitual, puede ocurrir que la persona positiva de la pareja sea la mujer.

Cuando esto ocurre, durante la gestación se realizan controles trimestrales de carga viral. También se pone especial atención en la carga que haya en el momento previo a dar a luz, pues de esto dependerá el tipo de parto:

  • Vaginal: si la carga de la mujer continúa siendo indetectable
  • Cesárea: si se incrementa el riesgo por carga viral detectable

Nuestra recomendación como centro ginecológico es que, antes de comenzar con el proceso de gestación, acudas siempre a revisión con personal médico autorizado.

Tener hijos siendo positivo en VIH es posible, incluso cuando la carga viral es detectable. Lo más importante es acudir siempre a un centro especializado como el nuestro.